domingo, 21 de febrero de 2016

Corral de Almaguer, villa cervantina por méritos propios


Supuesto retrato de Cervantes

Si en el 2005 celebramos el IV centenario de la publicación del Quijote con grandes fastos y alharacas, en 2016 toca conmemorar el IV centenario de la muerte de su creador, si bien esta vez con mucha menos pompa y parafernalia, que se ve que no están los tiempos para excesos culturales. Una vez más, como si de un ritual se tratase, numerosos municipios manchegos pretenden arrogarse el dudoso mérito de ser “ese pueblo del que nuestro genial escritor ni tan siquiera quería acordarse”. Curioso motivo de orgullo -pensarán algunos-… Da lo mismo… Con tal de conseguir notoriedad y aparecer en televisión, no faltarán localidades manchegas que pretendan convencernos de que conservan intacto el establo donde Rocinante estampó sus primeras boñigas, o donde Sancho llevó a cabo sus juveniles escarceos amorosos. Todo sea por intentar que se hable del pueblo y atraer ese turismo de curiosidad que tanto se hace rogar en la Mancha.


Y es que aunque todos hablan del Quijote, muy pocos parecen haberse leído más allá de sus primeros renglones. De haberlo hecho, se hubieran dado cuenta de que Cervantes disfrutó como un niño a la hora de sembrar confusión sobre el lugar de residencia del Ingenioso Hidalgo y que incluso previendo disputas entre las localidades manchegas, tuvo a bien dejarlo claro en el último capítulo de su segunda parte, donde al referirse a la muerte de Don Quijote, escribe: “... Este fin tuvo el Ingenioso Hidalgo de la Mancha, cuyo lugar no quiso poner Cide Hamete puntualmente, por dejar que todas las villas y lugares de la Mancha contendiesen entre sí por ahijársele y tenérsele por suyo...”  -Más claro, agua-.

 Ignorando este último punto, los pueblos manchegos continúan obsesionados por convertirse en el lugar de morada de Don Quijote, a base de arrimar el ascua a su sardina. Es decir: a base de interpretar favorablemente las partes del libro que les son convenientes y obviar las que no les interesan. Gracias a este curioso e interesado procedimiento, tanto Miguel Esteban, como Pedro Muñoz, Mota del Cuervo, Argamasilla de Alba, Villanueva de los Infantes, Alcázar de San Juan y hasta el propio Corral de Almaguer, entre otros muchos lugares de cuyo nombre no quiero acordarme para no alargar excesivamente este artículo, han lanzado en alguna ocasión sus propias e interesadas teorías. Ni que decir tiene que ninguna y todas son verdaderas, pues el lugar existió únicamente en la mente de Cervantes. 

Estatua de Cervantes (Biblioteca Nacional)
Dejando de lado tan absurdas polémicas, vamos a centrarnos en lo que de verdad nos interesa y que nadie jamás podrá rebatirnos: que Corral de Almaguer es por méritos propios un lugar Cervantino, por mucho que les pese a aquellos que de forma interesada, por descuido o falta de conocimiento, lo han venido ignorando en sus rutas quijotescas, conmemoraciones seculares y celebraciones de variado signo. Y es que si existe un pueblo en la Mancha que puede presumir de contar con personas que influyeron en la vida de Cervantes, tanto para bien como para mal, ese es Corral de Almaguer.

 Y para demostrarlo, vamos a remontarnos al año 1562 para conocer a un Cervantes de 22 años declarado en rebeldía, que tiene que huir de España para evitar entrar en prisión y que le corten una de sus manos. Así lo establecía la sentencia dictada contra él en Madrid, por haber ocasionado numerosas y graves heridas a Antonio Sigura, maestro de obras de la Corte. No vamos a entrar en los detalles del suceso, pues nos llevaría mucho tiempo y espacio, pero si en el hecho de que gracias a esa huida nuestro escritor conoció la cuna del renacimiento –Italia- y entró a trabajar bajo las órdenes de monseñor Aquaviva. Un año después y para expiar sus culpas con la justicia española, Cervantes decide alistarse en el Tercio de Nápoles, comandado por aquel entonces por don Álvaro de Sande, uno de los militares más sobresalientes de su tiempo, amigo personal de su padre y Comendador de Corral de Almaguer.

 Tras participar meses después en la batalla de Lepanto junto a su hermano Rodrigo y perder la movilidad del brazo izquierdo como consecuencia de un arcabuzazo, Cervantes fue capturado por los piratas cuando llevaba a España importantes cartas de don Juan de Austria y del Duque de Sessa. Este hecho lo llevaría a ser considerado por los corsarios como un militar importante y por lo tanto candidato a un elevado precio de rescate. En los cinco años de cautiverio que pasó en Argel, nuestro escritor protagonizó numerosos intentos de fuga y entabló amistad con otro corraleño, Alonso Hernández, al que con toda probabilidad ayudó a escapar, dado que los Padres Trinitarios fray Juan Gil y fray Antón de la Bella, encargados de su rescate y el de Cervantes, no consiguieron encontrarlo por ningún lado.

Primera edición del Quijote (Biblioteca Nacional)

Regresó el escritor a España en 1580 después del pago de 500 ducados y no tuvo más remedio que realizar varios trabajos confidenciales para la Corte, en vista de la penosa situación económica que atravesaba su familia por haber afrontado su rescate y el de su hermano. Cuatro años más tarde, en 1584, nacía su hija Isabel Saavedra como consecuencia de una relación pasajera con Ana Franca de Rojas y en diciembre de ese mismo año decidía casarse en Esquivias con Catalina de Salazar y Palacios; un matrimonio infeliz que acabaría apenas dos años después de la boda y que no dejaría hijos.

Dando tumbos de acá para allá y siempre con la penuria económica acechando sus espaldas, nuestro genial escritor decidió solicitar un puesto de funcionario real en la administración de las Indias, pero una vez más le faltaron influencias y dineros suficientes para conseguirlo. Rechazada su petición, consiguió por fin un puesto como recaudador de impuestos o comisario de abastos en distintas provincias de Andalucía, que tenía como objetivo surtir a la Armada Invencible de grano y aceite. Incómodo trabajo que le llevaría a enfrentarse con propietarios, agricultores y hasta con la propia iglesia (con la iglesia hemos dado, amigo Sancho) y le supondría ser excomulgado en la ciudad de Ecija y encarcelado en Castro del Río. Una vez superados los problemas y aprobadas las cuentas, Cervantes fue propuesto de nuevo como recaudador de tercias y alcabalas, esta vez en la provincia de Granada.


Firma de Miguel de Cervantes
Corría el año 1594 y se trataba de recaudar nada menos que dos millones y medio de maravedíes en impuestos atrasados. Para poder convertirse en recaudador oficial de tan gran suma y en previsión de que pudiera desaparecer con el dinero, la administración exigía al comisionado la presentación de avales que respondieran ante cualquier eventualidad surgida en el ejercicio del cobro. Y es aquí donde nuestro inmortal escritor entra en contacto con un nuevo corraleño. En esta ocasión con Don Francisco Suárez Gasco, que se le ofrece como avalista. Don Francisco Suárez Gasco, natural de Corral de Almaguer pero casado y vecino de Tarancón, era sobrino de Don Pedro Gasco (Consejero de Castilla y Virrey interino de Navarra), además de nieto del comendador Francisco Suárez (fundador de la capilla colindante con la sacristía) y sobrino-nieto del obispo Martín Gasco (fundador de la capilla de los Gascos). Dedicado desde siempre a los negocios familiares pero con antecedentes de destierro de la Corte y del Corral de Almaguer, avaló a Cervantes con 4.000 ducados, que venían a ser un millón y medio de maravedíes.


Tras firmar los correspondientes compromisos y obligaciones de pago, nuestro inmortal escritor se dirigió a Granada para comenzar su labor recaudatoria entre los distintos pueblos de la provincia andaluza. Como manejaba cifras importantes en sus recorridos por los distintos lugares y para evitar pérdidas o robos, cada cierto tiempo depositaba lo recaudado en un banco de Sevilla regentado por Simón Freyre de Lima. Hasta aquí todo normal. El problema surgió cuando tras acabar el trabajo y a punto de presentar las cuentas, el banquero de Sevilla había entrado en bancarrota. Temeroso nuestro paisano Francisco Gasco de no poder justificar el dinero que faltaba por entregar a la administración, descargó la responsabilidad en Cervantes y solicitó que fuese él quien acudiese a la Corte para dar las oportunas explicaciones. Sin embargo, el juez de Sevilla no permitió a Cervantes mostrar las cuentas y abusando de su poder lo condenó a varios meses de cárcel en la prisión Real de la ciudad. Es en este período cuando se supone que comenzó a escribir El Quijote.

Discurre su vida desde entonces entre Madrid, Toledo, Esquivias y Valladolid, que es donde se había trasladado la Corte, sin desprenderse de las penurias económicas habituales, pero con numerosos trabajos literarios ya publicados. Tanto es así, que incluso es objeto de las envidias del propio Lope de Vega, por aquel entonces considerado el súmmum de los escritores. Dando tumbos de acá para allá, pero sin dejar de escribir todo tipo de obras y estilos -incluida la segunda parte del Quijote- nuestro escritor va a terminar sus días en la misma calle en la que vivía Lope de Vega, aunque no en un caserón de su propiedad como éste, sino en un piso de alquiler propiedad curiosamente de un nuevo corraleño: el notario o escribano Gabriel Martínez. 

Se trataba de una buena vivienda de dos plantas y palomar, situada en el madrileño barrio de Antón Martín y concretamente en el número 20 de la calle del León, esquina con la antigua calle Francos (actual calle de Cervantes). Las estancias superiores del edificio se encontraban ocupadas por el escribano D. Gabriel Martínez, natural de Corral de Almaguer, propietario del inmueble y por tanto casero de D. Miguel de Cervantes, con el que acabaría fraguando una cordial amistad.

 Se daba también la circunstancia de que el mencionado Gabriel Martínez tenía un hijo, Francisco Martínez, que era capellán del convento de las Trinitarias al que acudía D. Miguel de Cervantes para confesarse y oír su misa diaria. Cuando el día 23 de abril del año 1616 Cervantes fue enterrado en el mencionado convento, nuestro paisano Francisco Martínez ejerció como presbítero y testigo de su sepelio,  además de confesor, casero y testamentario.

Estatua de Cervantes en la plaza de España de Madrid


A modo de epílogo: Murió nuestro genial escritor sin imaginar ni por un momento la gloria que le esperaba. Después de una vida tan ajetreada y llena de penurias, después de haber conocido en tan pocas ocasiones la felicidad, me viene a la mente uno de esos viejos refranes manchegos que tanto le gustaban a Sancho Panza.

“a burro muerto, la cebá al rabo”


                                                                                                                   Rufino Rojo García-Lajara  (Febrero de 2016)

No hay comentarios :

Publicar un comentario